Cómo equiparnos para trekkings invernales si somos principiantes

Cómo equiparnos para trekkings invernales si somos principiantes

Riesgos más comunes en la montaña invernal

En la montaña siempre debemos ir preparados, ya que nos encontramos con un entorno potencialmente cambiante. En condiciones invernales, existen una serie de riesgos que deben tenerse en cuenta si queremos disfrutar de una jornada sin incidentes.

Estos riesgos suelen ser debidos a:

  • La temperatura: Entre los más comunes la hipotermia y las congelaciones.
  • La nieve: Como pueden ser los aludes, deslizamientos, tormentas de nieve, rotura de cornisas o los puentes de nieve.
  • Otros: Altitud, hidratación y alimentación.

Muchos de estos riesgos pueden evitarse yendo bien preparados. Llevar el material adecuado, aparte de otros factores como tener experiencia y conocimientos del terreno al que vamos (en el caso de que vayamos sin guía o gente experta), mirar la previsión meteorológica, estado de la nieve y aludes, poder ser localizados, entre otros, puede garantizar nuestra comodidad y seguridad. Para principiantes, se recomienda no ir a rutas con pendientes pronunciadas donde puedan haber riesgos relacionados con aludes, deslizamientos, cornisas, puentes de nieve…

Equipación recomendada por montaña invernal

La equipación que llevamos, irá en función de la actividad que vayamos a realizar, no obstante, dejamos una recomendación de material para senderismo o trekking:

Ropa, calzado y protección ocular

Como capa base, tendríamos ropa interior térmica, tanto para la parte superior como inferior, que evacua el sudor. Como aislante, chalecos o chaquetas de plumas o materiales sintéticos que proporcionen calor. Y como capa exterior, chaqueta y pantalón impermeables y transpirables (tipo Gore-Tex o similar) para proteger contra el viento, la nieve y la lluvia.

  • Calcetines: Preferiblemente de lana merino o materiales específicos para el frío. Es aconsejable llevar un par extra en la mochila.
  • Gorra y bufanda o buff: para proteger del sol y del frío. Es importante tener la cabeza caliente, puesto que es una de las principales vías de pérdida de calor de nuestro cuerpo.
  • Guantes: Un par de guantes finos y otro par más grueso y cálido. Es útil llevar un par extra en caso de que se mojen.
  • Botas de trekking invernal: Preferiblemente que sean impermeables, con buen aislamiento, diseñadas para bajas temperaturas, suela rígida y buen soporte para el tobillo. También tendrán que ser compatibles con crampones.
  • Gafas de sol con protección UV: para proteger contra el reflejo del sol en la nieve.
Mochila y bastones
  • La mochila: Su capacidad dependerá de la duración del trekking y de la actividad que hagamos. Se tendrá que tener en cuenta, además de los días y el clima, si se hace acampada o no, y si se lleva comida por todo el día o se come en refugios/pueblos. Las capacidades en invernal podrían ir:
    • 30-50 litros: Por excursiones cortas de un día o fin de semana.
    • 50-70 litros: Excursiones de 3-5 días donde se requiera material adicional.
    • 70 litros o mes: Travesías largas de 5 o más noches donde se requiera de material adicional.
  • Bastones de trekking: Preferentemente con rosetas para nieve para que no se hundan demasiado si hay mucha cantidad de nieve.
Equipo técnico de seguridad
  • Grampones de travesía: Serán esenciales para progresar por terrenos helados o en nieve dura.
  • Raquetas de nieve: En el caso de realizar recorridos con espesores grandes de nieve, nos ayudará a poder progresar con más facilidad y con menos probabilidad de hacernos daño.
  • Linterna frontal con pilas extra: aunque no tengamos intención de realizar salida larga, por seguridad si se nos hace de noche, es necesario llevarla.
  • GPS y/o brújula para orientación. Es importante aunque sepamos por dónde estamos yendo, llevarlos, ya que se puede girar niebla o tormenta y desorientarnos. Asegúrese de saber cómo usarlos.
  • Silbato: se suelen incorporar a las mochilas, sin embargo, asegurarnos de su funcionamiento o llevarlas antes de hacer nuestra salida. Nos servirá en caso de emergencia para señales si necesitamos que nos vengan a rescatar y escuchen.
Material en caso de hacer acampada (si te planteas pernoctar)
  • Tienda de campaña de 4 estaciones: las tiendas de 4 estaciones están construidas para resistir fuertes vientos, nevadas pesadas y bajas temperaturas.
  • Saco de dormir de invierno: La mayoría de los sacos de dormir, se clasifican por la temperatura a la que debemos estar cómodos para dormir. Si tenemos intención de acampar en condiciones frías oa gran altitud, necesitaremos un saco con un menor rango de temperatura.
  • Aislante o colchón hinchable.
  • Cocina de montaña y combustible: Como recomendación tendríamos la cocina de líquido (gasolina blanca o multicombustible) o de la de gas con cartucho.
Otros
  • Protector solar y protector labial con SPF alto.
  • Botella o sistema de hidratación aislado.
  • Comida de alto valor energético: frutos secos y fruta deshidratada, barras energéticas, chocolate… Esto en caso de que la salida sea corta.

Si la salida larga o de varios días, podemos complementar con comidas deshidratadas o liofilizadas (por ejemplo, guisos, pasta). Son ligeras y sólo requieren agregar agua caliente, entre otras.

  • Navaja multiuso: por la comida o en caso de emergencia.
  • Kit de primeros auxilios: con protección contra el frío y quemaduras. 
Recomendaciones

Por último, antes de embarcarnos en una travesía invernal, como hemos comentado al principio de este artículo, deberemos tener en cuenta las condiciones climáticas, el estado de la nieve y posibles riesgos. Si no lo hemos hecho nunca, deberíamos considerar contratar a un guía o unirnos a un grupo organizado para mayor seguridad.

Se recomienda realizar un curso de iniciación al alpinismo para adquirir los conocimientos y capacidades necesarias para afrontar actividades invernales y de alta montaña de iniciación con máxima autonomía.

Además, se recomienda estar en buena forma física por varias razones:
  • Seguridad: En condiciones invernales, el terreno puede ser resbaladizo o irregular, y tener buena fuerza y ​​coordinación puede ayudar a evitar caídas o torceduras.
  • Altitud: A mayor altitud, hay menos oxígeno disponible, y si no estamos acostumbrados o no estamos en forma, podemos sufrir dolor de altura.
  • Resistencia: Más allá de que el propio trekking pueda ser exigente, añadir el factor del frío y la posible presencia de nieve o hielo aumenta la dificultad.
  • Regulación de la temperatura corporal: Al estar en forma, el cuerpo tiende a regular mejor su temperatura. En condiciones frías, esto es esencial para prevenir la hipotermia.
  • Emergencias: tener capacidad física para reaccionar rápidamente puede ser esencial.
  • Disfrutar de la actividad: el estar constantemente fatigado o luchando por mantener el ritmo, puede hacer que no disfrutemos del trekking.

Puedes encontrar todo el material que necesites para tus salidas en MountainShop

×